Fulares Wauggl Bauggl

Este verano he estado testeando dos fulares Wauggl Bauggl. Los fulares, de talla 4 los dos, fueron los siguientes:

IMG_20150930_180917 DSC_1237
Panta Rhei “wüds wossa”
45% GOTS KbA combed cotton
33% GOTS KbA combed cotton
22% very long stapled natural linen
kba (not dyed)
Approx: 320 g/m², triweave
Florigenus “pure heaven”
80 % GOTS kba combed cotton
20 % GOTS kba co
mbed cotton
Approx 265 g/m2 triweave

Empezaré hablando de lo que tienen en común estos dos fulares. El diseño es espectacular, no tienen lado malo ya que los dos son estupendos. Son un poco más anchos de la media (70cm la Panta Rhei y 68cm la Florigenus aproximadamente). No tienen las puntas exageradamente sesgadas y son un poco más anchas que el resto del fular, es decir, que se abren un poco. Esto hace que se pueda anudar con las puntas cómodamente y sin perder tensión.

IMG_20150928_192351El Panta Rhei es un fular para los amantes de fulares gorditos y con soporte. Ideal para nudos de una sola capa y para frikear con anillas. Al tacto parece fino, pero cuando vas a anudar te das cuenta que es más gordita de lo que parecía y por lo tanto quedan nudos bastante notables. Tiene un soporte espectacular y un agarre tremendo. No se mueve ni un milímetro una vez anudado. Si además tienes a mano unas anillas, puedes divertirte a hacer acabados muy chulos y, entre el grosor y el agarre que tiene el fular, mantiene la tensión a la perfección.

DSC_1431El Florigenus es un fular que me ha enamorado. Al principio, viéndolo en foto, no me gustaba, ni el diseño ni el color. Pero una vez puesto encima, todo ha cambiado y se ha transformado en mi fular favorito. Es suave como una nube, finito como a mí me gustan y, al mismo tiempo, con mucho soporte. El color es maravilloso, un azul pastel combinado con un blanco puro que hace un contraste espectacular. Los dos lados son fantásticos y tienes ganas de hacer continuamente nudos que permitan ver los dos. El fular es ligero, se anuda solo y los nudos quedan finos, discretos y cómodos. Con una sola capa se puede portear tranquilamente un niño grande como Luca, pero con dos capas ya se transforma en el fular perfecto. Viste bien, tiene soporte, agarre, es suave y amorosa… es decir, una maravilla. Desde que empecé a testear este fular, no he hecho más que probar más y más nudos, variantes y acabados diferentes, porque el fular te lo pide. Resumiendo… si te gustan los fulares finos, suaves y con soporte, éste es el tuyo.