Tour de nudos con Linuschka

Esta última semana he estado probando un prototipo con seda de Linuschka en talla 5 que tiene un poco de todo, aunque no sé exactamente gramaje:

triweave with 42% organic cotton 58% silk (here are 2 different kind of silk – tussah nubby silk and spun silk)

Esta vez la reseña la voy a hacer un poco diferente. Voy a hablar de la experiencia que he tenido con este fular desde el punto de vista de los nudos que he hecho. He estado probando varios nudos para encontrar cuál era el más cómodo y contar mis sensaciones con cada uno de ellos.

dh_tas

La primera sensación que he tenido al tocar el fular era de un fular finito, aunque luego ha resultado ser bastante más gordito de lo que parecía. El primer nudo que he hecho ha sido una DH CCCB (una doble hamaca cerrada en el hombro con candycane de hombro a hombro). Como he dicho, pensaba que era un fular más finito y, al hacer el candycane me he dado cuenta que era bastante gordito y el rollito se hacía notar. La siguiente sensación, aparte de lo gordito, es de un agarre tremendo. Al pasar la doble capa por detrás de Luca, la tela se agarraba a la primera capa como si fuera velcro. Y al andar hacia casa llegó la tercera sensación, la de calor. El fular transmite calorcito, tanto que volvimos a casa sin abrigo porque el fular ya nos abrigaba lo suficiente.
Con este nudo me he encontrado cómoda, pero tener el candycane tan gordito me molestaba un poco… así que la siguiente vez pasé a otro nudo.dh_saltwater

Como con la DH me encontraba cómoda, probé otro acabado. Y esta vez hice un DH saltwater. Aquí me dí cuenta de la cuarta sensación, que había notado con el primer nudo pero no le había hecho mucho caso: el soporte. Este fular tiene un soporte espectacular y lo hace perfecto para niños grandecitos.
Con este nudo me encontré más cómoda que el anterior, pero seguía teniendo un fular gordito y al final quedaba un nudo bastante considerable en la espalda. Así que la siguiente vez pasé a otro.

IMG_20151223_192227

Esta vez decidí hacer un Shepherd. Mismas sensaciones de agarre, calor y soporte que en los anteriores nudos. Esta vez, al estar el nudo en el pecho, aunque siguiera siendo un nudo considerable, resultó más cómodo. No es un nudo en general que me guste hacer con una talla 5, pero resultó muy cómodo y di por finiquitado los intentos de hacer variantes de la DH con este fular 🙂

giselles

Siendo una talla larga decidí entonces probar con nudos de tres capas y elegí, como primer nudo, el Giselle’s Back Carry.
Resultó un nudo cómodo ya que se anuda al hombro y por lo tanto el grosor del fular no molesta como si fuese a la cintura. Pero tiene unas pegas. Al tener tanto agarre el fular, cuesta un poco ajustarlo bien ya que cada capa se agarra con la anterior como si fuera velcro y se tarda un poco en tensarlo como es debido. Además, al tener tanto soporte, para mí, sobran un poco tantas capas ya que resultan un poco innecesarias. Eso sí… una vez ajustado bien, el peso no se nota nada. Si Luca no se moviese, no habría notado que lo llevaba a la espalda 🙂

canguro

Así que el siguiente nudo que probé fue un canguro a la espalda con acabado tibetano. Fue aquí cuando descubrí el nudo perfecto para este fular y para mí. Una sola capa con mucho soporte y sin nudos. El fular tiene soporte suficiente para andar con un niño grande de 11 kilos durante una hora con una sola capa y sin notar el peso. Al haber hecho un acabado tibetano tampoco tenía un nudo grande e incómodo y, al tener tanto agarre el fular, la tela no se movía ni un milímetro.

cristina

Ya había encontrado el nudo perfecto para mí y el fular, pero sólo habían pasado 3 días y seguía teniendo el trapito, así que seguí probando nudos a ver qué más encontraba. Volví a probar un nudo de tres capas. Esta vez el Christina’s Ruckness. A pesar de que tiene el nudo considerable en la cintura, resultó cómodo. Tuve la misma sensación que con el Giselle. Con el soporte que tiene el fular, sobran tantas capas ya que no hacen falta y, al tener tanto agarre, cuesta un poco ajustar y tensar bien ya que se van agarrando las capas unas a otras.

rrrrAsí que decidí volver a los nudos de dos capas y decidí hacer un RRRR.
Como el fular es largo, hice un candycane que iba de hombro a hombro (sí… otro rollito enorme).
He de decir que me encontré muy cómoda. El rollito era considerable, pero no molestaba para nada y el soporte que daba el fular era espectacular. Así fue como encontré otro nudo perfecto para mí y para este fular usando dos capas.
El efecto velcro y el agarre entre capas sigue existiendo en estos nudos de dos capas, pero se ajusta mucho mejor que con tres capas y el resultado es fantástico.

Pero no podía dejar pasar a la siguiente tester este fular sin antes probar a ver que tal era el porteo delante. Así que hice un último nudo. Uno de los más usados y de los primeros anudados que se hacen cuando se tiene un bollito: una cruz envuelta.

cruz_envuelta

A pesar de que Luca tiene dos años y un peso de 11 kilos, no me ha hecho falta desplegar los laterales de la cruz ya que notaba suficiente soporte. Además, entre el calor que nos dábamos mutuamente y el calor que aportaba el fular, no hizo falta ponernos abrigo para salir…

En fin… tras terminar mi tour de nudos con este fular, puedo concluir que es un fular con mucho soporte, para niños grandes, para climas fríos y anudados de una o dos capas. Un fular gordito en el que quedan nudos considerables, ideal para acabados sin nudos, con anillas o anudados al hombro.